Péndulo



Tu paisaje:
la droga, las agujas
y de telón de fondo
                           la miseria,

El abandono sin lástima cuando pasas a ser parte de los despreciados por: “dioses” 
que sin piedad te desnudan hasta el alma y te condenan a sus placeres.

 Adolorida y seca como flor marchitada por recuerdos borrosos de lo que un día fue el amor -hoy-  sinónimo de dolor y veneno de recuerdo (droga)

                                                               porque todo lo pasado,
es un péndulo afilado
que 
cae
como  grito desesperado
sobre tus venas azuladas,
día y noche,
cae
y tú no dices nada.

La oscuridad te anhela,
te ofrece calma
y no más lágrimas ni olor a tristeza,
te susurra al oído con la voz del poeta
que dulcemente -con versos- seduce a su amante.

                   Y  lo sabes...
                sabes que nadie estará en tú despedida
                sabes que nadie  dirá un “te quiero”, “te extraño” o un “no te vayas”,
                                                                                              nadie dirá nada
                                                                                               (tú tampoco).

Y esa noche se abrió un camino para ti,
o más bien:
abriste la ventana por donde suelen colarse los días,
el alba, el anochecer y sus estrellas y ahora
                                                                la muerte,
                                                               -quien gatilla el espanto con su sola presencia.

El péndulo sigue cayendo 
agujereando tus brazos que se tiñen de rojo,
la sangre se expande
para el gozo o deleite 
de la ya mencionada "muerte",
tu voz se calla,
la conciencia se apaga
                                               y baja el telón.


Finalmente, un difunto silencio
y un cuerpo ya muerto
espera el amanecer,
junto al péndulo
que sin apuro
sigue cayendo 
sereno,
 apacible,
 mudo.


Readmore »»

Ruidos en la tarde noche del día en que la musa se nos fue


Una bandada de locos pasó volando
bajo un cielo lleno de nubes,
estos gritaron sus demencias al mundo
y retumbaron como ecos incesantes
invadiendo todos los rincones de la tarde

En tierra firme una jauría de perros
ladraba en respuesta
como si intentasen
hacerlos callar,
porque claro está;
los de abajo siempre objetan
 a los que allá arriba
son libres entre sus incoherencias

y los locos ni siquiera los miraron
continuaron en lo suyo
hasta desaparecer en el horizonte

los perros fueron alimentados
por la mano del amo
y luego la noche los calló.

afuera un gallo cantó a deshora,
y ya no sé
si es muy tarde o muy  temprano
para el amor

Lo cierto es que una musa se suicidó
finalizado el canto de dicha ave
y nadie hizo nada...
                                                                              [el reloj marcaba las 4.15 Am]
todos permanecieron en sus camas
exhaustos y en silencio
 - durmiendo.

Y por la mañana
los locos siguieron volando
los perros siguieron ladrando
pero el gallo permaneció mudo,
el mundo siguió durmiendo
aunque algunos se levantaron
a cumplir con la rutina

La que fue musa
pasó de un mal sueño 
a un sueño más profundo

y algunos la lloraron
con lagrimas de ensueño,
algunos la extrañaron
y escribieron
entre gritos y ladridos
entre los locos, los perros y los dormidos
porque afuera el gallo
canta a deshora
pero justo a la hora
en que la musa
partió su vida en dos.

Readmore »»