La Verdadera Musa



Prólogo:
Ella: la verdadera musa.
(Aquella que no solo ha nacido para el placer y arte del poeta, sino también para el sexo, el amor y la muerte).

Toma primera:
Ella;
piel blanca y tersa como una cala,
ojos grandes que contienen la noche.
-tiene la luna anclada en las pupilas
que brillan y endulzan su rostro de mujer felina-

Toma segunda:
Ella;
recostada en su alcoba de muertos,
entre el baño, la cama y el perfume
-que es lo mismo que un vacío,
se masturba mientras recrea en su mente
la visita del amante.
) Quien ya ha anunciado su visita. (

Toma tercera:
Ella y la espera;
afuera, un gallo canta a deshora
-más bien parece un lamento
como si anunciara que ya es tarde para el amar,
y eso la pone mal,
porque ella quisiera ser amada por aquél ) amante esporádico (
y construir un futuro a su lado,
pero él ya tiene su historia aparte,
y con amor no la va a corresponder.
-menos con ropa ni a otra hora más que esta.

Toma Cuarta:
Él;
-borracho incorregible,
aparece en escena doblando en la esquina del callejón,
murmurando o maldiciendo
la verdad no lo sé,
) su lenguaje aún me parece un acertijo (
Va directo hacia ella,
sin pensar en otra cosa más que el sexo
- o siendo específico: “en romperle el ano y la vulva”
Coger a esa perra hambrienta,
Que no merece nada.
) Sin embargo el jodido idiota le dirá que la ama (


Toma quinta;
Él, la puerta, y la cama;
-nunca dejó de tocarla en ese corto trecho-
En cosa de segundo la arrojó al el lecho
y le arrancándole su elegante corsé,
lambiendo sus pechos
comenzó a beber de su piel
ese jugo que envicia;
-la droga del cuerpo desnudo que es sinónimo de delicia.

Toma sexta:
Él la explora;
-con instinto de animal -
) tiene la llave para abrirle las piernas (
sus dedos se pierden
donde explota el placer,
y ella mojada
gemía y ardía
casi sin conciencia,
era estrujada
en la antesala del infierno más placentero.
-No importaba nada,
ni la noche,
ni la hora,
ni como la luna se escapaba de sus dilatadas pupilas-

Toma Séptima:
Él ya hizo lo suyo;
y ahora pasa a ser un instrumento,
-Presa cazada por una zorra vestida con piel de oveja,
que a esa hora ) aunque dije que ya no importaba (
cabalgaba como loca a horcajadas sobre la cintura de quien no la amaba
pero le daba placer, calidez
y otras cosas propias del vértigo sexual o carnal,
y así cabalgaba;
sus muslos blancos sudaban
entre las manos de quien no la soltaba,
y le daba semen y otros jugos ) en especial el que envicia (
sus senos reventaban como olas en la playa,
Y jadeaba como enferma.
-con la respiración de quien corre por su vida-


Toma octava:
Ella enloquecida;
frotaba su cuerpo humedecido
con fuerza y se aceleraba
- y más crujía la cama
en el busca del clímax
que brota desde el vientre.

Llegaba el esperado momento que tanto ansiaba quien escribe! :
porque yo -desde el principio espectador- en esta toma acerqué la cámara lentamente la rostro de la musa para hacer un close up, y su respiración agitada empañó el vidrio al instante.
Ella estaba al borde del precipicio. El fuego del orgasmo le quemaba la piel y el clítoris destilaba un vino de excepcional deleite, tal como la expresión de su rostro en el clímax: i n e x p l i c a b l e y entre un suspiro-gemido se desmoronó exhausta en la cama como las ruinas de un castillo al terminar la batalla.
Su piel sudaba un hedor de calas marchitadas por el sol,
) mientras… aún salía esperma del amante que hace rato pasó a segundo plano. (

Toma Novena:
Ella y el beso innecesario,
acaricia el rostro de su amado
en otro gesto innecesario,
sin perturbar el silencio y el escenario
lo mira,
espera la palabra amable,
el gesto dulce,
-La carta escrita que jamás llegará.

Toma Decima:
Él y la fría despedida;
) porque él no fumará un cigarro innecesario (
recoge su ropa que yace a un costado
y repite un discurso ) en un lenguaje que como saben ignoro (
con labia de charlatán de feria ) lo sé (
y se va con la promesa
de que pronto volverá.
para estar otra vez “juntos”
- ella llora porque esta vez se siente sola, muy sola.


Toma decima primera:
Ella en su vacio;
) entre el baño, la cama y el perfume (
Ingiere la dosis
de su diario vivir,
La morfina para dormir
y evadir el dolor, la tristeza o la soledad
en un solo pinchazo,
y la aguja en el brazo
es un poema negro en la piel,
la nota suicida
para cuando estas fuera de sus contornos,
y se d e s b o r d a.

Toma decimo segunda:
Ella ya no espera;
y abre todos los paréntesis para su des-ahogo
como en este: SU POEMA.
Musa ninfómana atolondrada
zorra herida y enamorada.
-ella grita y llora como condenada

Toma decimo tercera:
Ella y el arrebato;
impulso que interpretan un blues de despedida,
como aquella melodía
“que invita al suicida a la muerte”,
- tragos de alcohol que seducen en cada sorbo,
Y roban besos, miradas y la vida-
Fue la mejor de las musas ese día. No tan solo para la inspiración de mi poesía, sino porque en mi cámara quedó registrado uno de sus mejores momentos; un cálido aliento, el gemido-suspiro y el orgasmo de su cuerpo ardiendo.

Toma decimo cuarta y final;
Ella, la que se acostaba con extraños ) eso no lo sabías (
preparó el escenario para su despedida
y al filo de una cuchilla,
atentó contra su vida,
de sus venas abiertas
brotó el rio que inundó su vacío,
) entre el baño, la cama y el perfume (
y TODO
se manchó de sangre,
de un tono que pintó la noche
y expulsó a la luna de sus pupilas
a las 4:15 de la madrugada.


Epilogo:
Dedicado a la memoria de la musa;
“a la verdadera musa”,
(Aquella que no solo ha nacido para el placer y arte del poeta, sino también para el sexo, el amor y la muerte).




5 comentarios:

Gonzomann dijo...

Este es uno de los mejores poemas que he leído EN LA VIDA.
Y eso que aquí en el blog no está la versión integra y real donde se nota la ESTRUCTURA que usaste para el escrito. Aún así se nota la calidad, la gracia.

GENIAL WILSON.
SALUDOS

Anthar dijo...

Gracias por el comentario, amigo, por cosas de plantilla no pude subirlo tal cual lo escribí, pero como ya lo habías visto, se que recuerdas los detalles.

Sea agradece la visita, nos estamos leyendo. Saludos

Princesa Gitana dijo...

Anthar, que hermoso blog el que tienes, desborda talento, hermosa la poesía que logras hilvanar, un deleite para los sentidos poder disfrutar de tus letras, te sigo ya mismo, guapísimo, besos gitanos

Peter Bloso dijo...

Es idea mia o la Toma decimo primera pasa piola?
Cuando lo lei, fue como si no estuviese ahi.

Saludos condenado.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

La verdadera musa, por sobre todas las cosas, siempre mantendrá viva la inspiración.

Bello poema, Anthar.

Besos de mariposa.

Publicar un comentario