Hálito Nocturno


I

Es sangre y paranoia
(no hay metáfora)
el pájaro posado en el alambre
grita tu nombre a la noche
y la despierta.


II


Siento un rumor de olas
en la noche amarga
a cientos de kilómetros de distancia
olfateo la sal
y me hace falta
porque me hace falta la arena entre los dedos
y ante los ojos :
El Mar
abrazándome/ inundándome
el alma
que añora azotarse con la ola
convertirse en la espuma
que besa los pies de pájaros y amantes
a estas horas.


III


La noche bosteza sueños sobre las moradas
un hombre fabricaba sueños en su máquina de escribir/
el sueña con la noche
pero no duerme
la noche le roba los sueños
y cuando se levanta los llueve sobre las moradas




Readmore »»

Afuera


Afuera hay ruido
de micros y colectivos
                                                               Afuera hay ruido
                                                               de casas y centros comerciales,

perros y gatos
metiendo ruido en los patios y los tejados,
                gente que sale y entra
                por puertas y ventanas
                                                               [incluso hay gritos de auxilio que se pierden
bajo el punchi punchi de un reggaetón]

se nos va la vida al ritmo
del ruido urbano,
                bullicio que despierta
                hasta los dormidos
                del cementerio municipal

¿habrá espacio para la literatura y la vida en todo este ajetreo?
- me pregunto algo desesperado,
salgo corriendo a toda prisa
creyendo ser libre en mi albedrío
pero me atrapan las rallas
de un paso de cebra
                y ya es tarde…

                               se ha dictado la sentencia a mi imprudencia;
                               ahora soy parte del ruido y del paisaje de la gran ciudad/
                               ...y más le vale que salga de mi camino porque voy apurado.

Readmore »»

Saltamos


jugamos a saltar la cuerda
con la soga del ahorcado

estamos aburridos/
idiotizamos el suicidio
y cantamos:

“Chascona chascona
date una vuelta
Chascona chascona
salta en un pie

es de noche
y saltamos/
todos juntos saltamos
hasta alcanzar las estrellas



Readmore »»

Péndulo



Tu paisaje:
la droga, las agujas
y de telón de fondo
                           la miseria,

El abandono sin lástima cuando pasas a ser parte de los despreciados por: “dioses” 
que sin piedad te desnudan hasta el alma y te condenan a sus placeres.

 Adolorida y seca como flor marchitada por recuerdos borrosos de lo que un día fue el amor -hoy-  sinónimo de dolor y veneno de recuerdo (droga)

                                                               porque todo lo pasado,
es un péndulo afilado
que 
cae
como  grito desesperado
sobre tus venas azuladas,
día y noche,
cae
y tú no dices nada.

La oscuridad te anhela,
te ofrece calma
y no más lágrimas ni olor a tristeza,
te susurra al oído con la voz del poeta
que dulcemente -con versos- seduce a su amante.

                   Y  lo sabes...
                sabes que nadie estará en tú despedida
                sabes que nadie  dirá un “te quiero”, “te extraño” o un “no te vayas”,
                                                                                              nadie dirá nada
                                                                                               (tú tampoco).

Y esa noche se abrió un camino para ti,
o más bien:
abriste la ventana por donde suelen colarse los días,
el alba, el anochecer y sus estrellas y ahora
                                                                la muerte,
                                                               -quien gatilla el espanto con su sola presencia.

El péndulo sigue cayendo 
agujereando tus brazos que se tiñen de rojo,
la sangre se expande
para el gozo o deleite 
de la ya mencionada "muerte",
tu voz se calla,
la conciencia se apaga
                                               y baja el telón.


Finalmente, un difunto silencio
y un cuerpo ya muerto
espera el amanecer,
junto al péndulo
que sin apuro
sigue cayendo 
sereno,
 apacible,
 mudo.


Readmore »»

Ruidos en la tarde noche del día en que la musa se nos fue


Una bandada de locos pasó volando
bajo un cielo lleno de nubes,
estos gritaron sus demencias al mundo
y retumbaron como ecos incesantes
invadiendo todos los rincones de la tarde

En tierra firme una jauría de perros
ladraba en respuesta
como si intentasen
hacerlos callar,
porque claro está;
los de abajo siempre objetan
 a los que allá arriba
son libres entre sus incoherencias

y los locos ni siquiera los miraron
continuaron en lo suyo
hasta desaparecer en el horizonte

los perros fueron alimentados
por la mano del amo
y luego la noche los calló.

afuera un gallo cantó a deshora,
y ya no sé
si es muy tarde o muy  temprano
para el amor

Lo cierto es que una musa se suicidó
finalizado el canto de dicha ave
y nadie hizo nada...
                                                                              [el reloj marcaba las 4.15 Am]
todos permanecieron en sus camas
exhaustos y en silencio
 - durmiendo.

Y por la mañana
los locos siguieron volando
los perros siguieron ladrando
pero el gallo permaneció mudo,
el mundo siguió durmiendo
aunque algunos se levantaron
a cumplir con la rutina

La que fue musa
pasó de un mal sueño 
a un sueño más profundo

y algunos la lloraron
con lagrimas de ensueño,
algunos la extrañaron
y escribieron
entre gritos y ladridos
entre los locos, los perros y los dormidos
porque afuera el gallo
canta a deshora
pero justo a la hora
en que la musa
partió su vida en dos.

Readmore »»

Primeros poemas


Últimamente no e escrito mucho, salvo unos cuentos y algún intento de poema. Mi tiempo y cabeza están monopolizados a las visitas al Hospital donde ha estado mi padre las ultimas semanas y por la búsqueda de trabajo.

Ordenando los archivos de mi notebook di con esto, unos de los primeros poemas que escribí mucho tiempo atrás. Es cierto cuando dicen que la mayoría inicia escribiendo sobre el amor, quizás es el sentimiento que libera esa sensibilidad a las palabras y que inútilmente intentamos describirlo,  quizás sea la musa la que provoca sacar nuestra poesía, porque yo pienso que todos tenemos poesía en nuestro interior. 

Bueno, podríamos hablar sobre eso en otro momento, lo cierto es que todos alguna vez comenzamos a escribir y no tengo miedo en presentar estos primeros intentos que a la larga me animaron a caminar por este hermoso camino de las letras.

Saludos y bendiciones a todos los que pasan por este humilde sitio.

I

Tú o la palabra;
verbo
que se conjuga
con los tiempos.

Tú o el amar;
sinónimos
en el juego
de palabras.

Tú y el verbo sinónimo;
amor o amar
o
amar el amor.

Tanto en el ayer
como en el presente
tú.


II

De tanto amar
se desnudaban,
y se tendían bajo el sol
como la ropa recién lavada

Hacían el amor,
y permanecían juntos,
siempre juntos,
hasta que el atardecer
se los llevaba.

III

Quien no valora a la rosa,
no sabe lo que tiene,
cuando el aroma se va,
es cuando ella se muere y duele,
porque la ausencia duele,
porque los recuerdos duelen,
y te das cuenta como un Principito
que tu rosa
era única en el mundo
y la perdiste por no saberla querer,

Por no saber entender
que en el amor también se sufre,
por olvidar que las rosas además de aroma
tienen espinas.


Readmore »»

Nos Olvidamos


En su rostro había olvido,
y era de ese típico olvido
que todos hemos sufrido
 porque uno a veces olvida mirar arriba,
olvida el cielo, el cosmos, galaxias y estrellas,
o los pájaros en sus nidos
o los gatos en los tejados.
Los olvidamos

así como también olvidamos
mirar el suelo
y saludar -de vez en cuando-
 a nuestra sombra,
o sacar la ropa sucia debajo de la cama.
y lo peor
-y esto lo digo en serio-
porque también olvidamos
visitar  a nuestros muertos en los cementerios,
o a un pariente enfermo que está lejano.
Los olvidamos

porque olvidamos mirar arriba o abajo,
porque solo miramos al frente como los caballos,
y todo lo demás lo olvidamos
porque somos seres hechos de olvido.
Nos olvidamos

Readmore »»

Avda Los Escritores Volumen 9

Siempre es grato terminar una nueva edición y tener esa certeza de que quedó mejor que la anterior, se cumple el objetivo y uno puede reclinarse con tranquilidad en su silla e ir por otro café.

Les dejo entonces en este -mi espacio- el nuevo volumen de la revista literaria que dirijo y edito junto con mis amigos Alejandro Dell Isola, Paula Olivieri, Felipe Oliva y Salma Hassan.

Espero les agrade, les invito a adentrarse por la Avenida, un espacio entre la literatura y la vida




Volumen 9:

Colaboran literariamente en el presente número:

Camila Contreras P. | Pedro Villalobos | Jesús Herrera Matos | Delfín en libertad | Fernando Burq | Nelson Salinas Soto | Liliana García | Andrés Videla | Ruth Ana López C. | Paula Olivieri | Salma Hassan | Gonzalo Burgos Sch. | Eva María Medina M. | Viktoria Pizarro |
Sasami Hanatsuki | Salvadora Gómez | Felipe Oliva | El Anthar.

Dibujos de: Erick Lobos
Fotografías de: Valeria Gómez | Alejandra Quiroga M| Ms. Koff

Readmore »»

La Tragedia



Las lágrimas de las madres que enterraron a sus hijos
ahogaron las palabras y los pronombres.

Porque se fueron.
 Se los llevaron,
 se los extirparon de su vientre-carne
abriendo la herida por donde llora el alma
y se cuela el peor de los dolores.

Los periódicos informan:
los  hijos han muerto.

Solo quedan retazos de animales rotos,
sueños despedazados sobre las vías
del tren del infortunio.

Readmore »»

Despiértame


Despiértame cuando pase el temblor
[Soda Stereo]



Despiértame
de este sueño que se repite una y otra vez
aunque en realidad  –y sabias tú que–
los muertos no sueñan
sino que vagan por sus recuerdos
una y otra vez

así que;

despiértame
de este sueño de cripta
o conviérteme en un verdadero fantasma,
de esos que vagan por los rincones de las casas
y que de vez en cuando se aparecen y meten miedo

despiértame
siquiera un momento
para acomodar estos huesos,
porque ni te imaginas
lo incomodo que es permanecer
noche y día
horizontal y boca arriba
sin poderte mover.

despiértame la vida
juguemos una última manito de poker
para que no se te olvide quien es el mejor,
compartamos ese último trago que nunca tuvimos
porque de verdad mi amigo,
antes no había tiempo para nada

y bueno,
después de darle al cigarrillo una última calada;
regrésame al silencio profundo
de la tumba menos floreada (la mía)
y te aseguro
que nadie se dará cuenta de nada.

Readmore »»

La Verdadera Musa



Prólogo:
Ella: la verdadera musa.
(Aquella que no solo ha nacido para el placer y arte del poeta, sino también para el sexo, el amor y la muerte).

Toma primera:
Ella;
piel blanca y tersa como una cala,
ojos grandes que contienen la noche.
-tiene la luna anclada en las pupilas
que brillan y endulzan su rostro de mujer felina-

Toma segunda:
Ella;
recostada en su alcoba de muertos,
entre el baño, la cama y el perfume
-que es lo mismo que un vacío,
se masturba mientras recrea en su mente
la visita del amante.
) Quien ya ha anunciado su visita. (

Toma tercera:
Ella y la espera;
afuera, un gallo canta a deshora
-más bien parece un lamento
como si anunciara que ya es tarde para el amar,
y eso la pone mal,
porque ella quisiera ser amada por aquél ) amante esporádico (
y construir un futuro a su lado,
pero él ya tiene su historia aparte,
y con amor no la va a corresponder.
-menos con ropa ni a otra hora más que esta.

Toma Cuarta:
Él;
-borracho incorregible,
aparece en escena doblando en la esquina del callejón,
murmurando o maldiciendo
la verdad no lo sé,
) su lenguaje aún me parece un acertijo (
Va directo hacia ella,
sin pensar en otra cosa más que el sexo
- o siendo específico: “en romperle el ano y la vulva”
Coger a esa perra hambrienta,
Que no merece nada.
) Sin embargo el jodido idiota le dirá que la ama (


Toma quinta;
Él, la puerta, y la cama;
-nunca dejó de tocarla en ese corto trecho-
En cosa de segundo la arrojó al el lecho
y le arrancándole su elegante corsé,
lambiendo sus pechos
comenzó a beber de su piel
ese jugo que envicia;
-la droga del cuerpo desnudo que es sinónimo de delicia.

Toma sexta:
Él la explora;
-con instinto de animal -
) tiene la llave para abrirle las piernas (
sus dedos se pierden
donde explota el placer,
y ella mojada
gemía y ardía
casi sin conciencia,
era estrujada
en la antesala del infierno más placentero.
-No importaba nada,
ni la noche,
ni la hora,
ni como la luna se escapaba de sus dilatadas pupilas-

Toma Séptima:
Él ya hizo lo suyo;
y ahora pasa a ser un instrumento,
-Presa cazada por una zorra vestida con piel de oveja,
que a esa hora ) aunque dije que ya no importaba (
cabalgaba como loca a horcajadas sobre la cintura de quien no la amaba
pero le daba placer, calidez
y otras cosas propias del vértigo sexual o carnal,
y así cabalgaba;
sus muslos blancos sudaban
entre las manos de quien no la soltaba,
y le daba semen y otros jugos ) en especial el que envicia (
sus senos reventaban como olas en la playa,
Y jadeaba como enferma.
-con la respiración de quien corre por su vida-


Toma octava:
Ella enloquecida;
frotaba su cuerpo humedecido
con fuerza y se aceleraba
- y más crujía la cama
en el busca del clímax
que brota desde el vientre.

Llegaba el esperado momento que tanto ansiaba quien escribe! :
porque yo -desde el principio espectador- en esta toma acerqué la cámara lentamente la rostro de la musa para hacer un close up, y su respiración agitada empañó el vidrio al instante.
Ella estaba al borde del precipicio. El fuego del orgasmo le quemaba la piel y el clítoris destilaba un vino de excepcional deleite, tal como la expresión de su rostro en el clímax: i n e x p l i c a b l e y entre un suspiro-gemido se desmoronó exhausta en la cama como las ruinas de un castillo al terminar la batalla.
Su piel sudaba un hedor de calas marchitadas por el sol,
) mientras… aún salía esperma del amante que hace rato pasó a segundo plano. (

Toma Novena:
Ella y el beso innecesario,
acaricia el rostro de su amado
en otro gesto innecesario,
sin perturbar el silencio y el escenario
lo mira,
espera la palabra amable,
el gesto dulce,
-La carta escrita que jamás llegará.

Toma Decima:
Él y la fría despedida;
) porque él no fumará un cigarro innecesario (
recoge su ropa que yace a un costado
y repite un discurso ) en un lenguaje que como saben ignoro (
con labia de charlatán de feria ) lo sé (
y se va con la promesa
de que pronto volverá.
para estar otra vez “juntos”
- ella llora porque esta vez se siente sola, muy sola.


Toma decima primera:
Ella en su vacio;
) entre el baño, la cama y el perfume (
Ingiere la dosis
de su diario vivir,
La morfina para dormir
y evadir el dolor, la tristeza o la soledad
en un solo pinchazo,
y la aguja en el brazo
es un poema negro en la piel,
la nota suicida
para cuando estas fuera de sus contornos,
y se d e s b o r d a.

Toma decimo segunda:
Ella ya no espera;
y abre todos los paréntesis para su des-ahogo
como en este: SU POEMA.
Musa ninfómana atolondrada
zorra herida y enamorada.
-ella grita y llora como condenada

Toma decimo tercera:
Ella y el arrebato;
impulso que interpretan un blues de despedida,
como aquella melodía
“que invita al suicida a la muerte”,
- tragos de alcohol que seducen en cada sorbo,
Y roban besos, miradas y la vida-
Fue la mejor de las musas ese día. No tan solo para la inspiración de mi poesía, sino porque en mi cámara quedó registrado uno de sus mejores momentos; un cálido aliento, el gemido-suspiro y el orgasmo de su cuerpo ardiendo.

Toma decimo cuarta y final;
Ella, la que se acostaba con extraños ) eso no lo sabías (
preparó el escenario para su despedida
y al filo de una cuchilla,
atentó contra su vida,
de sus venas abiertas
brotó el rio que inundó su vacío,
) entre el baño, la cama y el perfume (
y TODO
se manchó de sangre,
de un tono que pintó la noche
y expulsó a la luna de sus pupilas
a las 4:15 de la madrugada.


Epilogo:
Dedicado a la memoria de la musa;
“a la verdadera musa”,
(Aquella que no solo ha nacido para el placer y arte del poeta, sino también para el sexo, el amor y la muerte).




Readmore »»

Tus Ojos





En tus ojos anidan cuervos,
puedo oír sus graznidos
cuando me clavas tu mirada

si hasta puedo sentir
el aleteo de sus alas
queriendo alzar el vuelo
en forma desesperada,

están deseosos de destrozar mi mirada
mientras te miro atento
caer por la ventana.

Readmore »»

Lágrima


Mis ojos han llorado mucho sabes,
han llorado para adentro y para afuera
borrando toda huella
de lo que fue tu paso
por mi sendero.

...si ya ni siquiera  recuerdo tu nombre.


Readmore »»

Los monstruos bajo mi cama

Hola! y bien, empieza otro año y espero seguir escribiendo y publicando en este blog esas letras que salen del alma. Muchos saludos a la gente que visita y deja sus comentarios, a los otros también. les deseo éxito en todo lo que se propongan en este nuevo año. Aquí les dejo algo distinto a lo que venía escribiendo, un pequeño poema algo infantil que había escrito para una pequeña persona. Saludos.


Los Monstruos bajo mi cama


Los monstruos bajo mi cama juegan con las pelusas de la alfombra,
ellos aman los colores, aunque la gente diga lo contrario,
algunos son más agresivos y mordisquean como los perros los cordones de mis zapatillas
pero no hacen otro mayor daño, así que no teman,
a otros les da por ponerse mis calcetines y salen corriendo cuando los descubro.

Por las noches sé que revisan los bolsillos de mis pantalones buscando tesoros,
y casi siempre les va mal porque aún no encuentro trabajo y el dinero escasea,
pero a veces -cuando me acuerdo-  les dejo caramelos
para que endulcen, aunque sea un poco, su inadvertida existencia.


Readmore »»