Inviernos de antaño


Sí, hubieron inviernos especiales
como para salir a caminar desnudos por el parque,
o abrir todas las ventanas de la casa
y marcharse a anidar en los arboles

hubieron inviernos
como para dejar a la música bailando sola
y salir volando por los cielos
con la sangre a todo volumen

hubieron inviernos
para fugarnos en la noche,
robar flores
 e ir a despertar a nuestros fantasmas al cementerio

hubieron inviernos
para lanzarnos con las primeras luces del alba al mar
y robarnos sus tesoros,
su arena y su espuma

hubieron inviernos
y silencios oportunos
para que mi boca besara tus parpados
hasta que llegara la aurora callada

hubieron inviernos
para abrazarnos y soñar despiertos
en nuestro ataúd de ébano
y luego
renacer en suspiros o gritos de júbilo

hubieron inviernos
como los pasos idos,
esos  inviernos se fueron como un ave volando alto
dejando solo recuerdos
en esta cabeza encanecida

Sí, hubieron inviernos especiales en mi vida.

2 comentarios:

Diosaoasis dijo...

Siento el querer hacer muchas cosas es una fuente inspiradora.

Cariños y abrazos.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Aquellos inviernos dejaron huellas en tu alma.

Muy bonito poema, saludos Anthar.

Felices Fiestas!!!

Publicar un comentario