Tu Belleza


De que belleza me hablas!
si los atardeceres son todos iguales,
salvo (y claro está) la compañía.

Ya quisiera hablarte
de lo que ante mi presencia
son las bellezas,
pero ante los ojos de este poeta
eso sería como escribir un poema
de nunca acabar.

Entonces hablemos de
tu belleza,
de esa belleza de humo
que dejas tras el café de la mañana
 antes de perderte en la rutina de la gran ciudad.

Hablemos de la belleza de tus movimientos
cuando caminas erguida por la avenida
con tus tacos grandes y alguien se da vuelta
para mirarte esa belleza escondida bajo el estuco
y que ocultas con  celo
como si fueran cartas de amor.

Mujer,
y si te digo que eres bella porque existes
¿me creerás?
y si yo pataleo como un niño
y digo que eres bella porque yo quiero
¿me entenderás?

porque he de confesarte
que he visto la belleza de tus silencios
 cuando estás en  tu cuarto sola y lloras
y cuando estás en tu cuarto sola y ríes
es la misma belleza
la que se manifiesta,
porque esa es la belleza
de cuando realmente eres tú!

Readmore »»

El Cisne Blanco y Brooklyn Bridge



Un cisne se fue cantando
botella en mano
saliendo del bar.


Bailaba
al ritmo de un blues
y cantaba
en el idioma propio
de los borrachos.

Un cisne se fue cantando
y bailando,
era blanco blanco
y traía zapatos rojos.

Se fue bailando y cantando
con rumbo al Brooklyn Bridge
(puente de poetas)
el cisne blanco
que a esa hora tambaleaba.

Una extraña sombra la observaba,
y dejaba su huella:
una pequeña gota de sangre
que manchaba la blancura del cisne
(y todos sabemos que se trata de la muerte)

Los vi a las 4.15 de la mañana
bajando sin prisa
por las oscuras calles
de Brooklyn.

La muerte y un cisne al ritmo del blues saliendo de un bar con destino al Brooklyn Bridge ♫.
(El olor a suicidio era insoportable)

Readmore »»

Campanadas



El ritmo de la ciudad lo marca el tiempo y las campanas.
campanadas a la hora del recreo,
                                                    el descanso para horas de encierro en el aula.
Campanadas para la misa de las siete,
                                                    el llamado para los devotos.
Campanadas y más campanadas del reloj de la plaza a cada hora que pasa.
                                                       
                                Talán
                                talán
                                    talán

Campanadas,
en la ciudad y en el poema.

Readmore »»