Suspiro de la Rosa

Los suspiros de una rosa
que quiere volver a florecer,
aquella que alguna vez
ofreció su belleza a los amantes,
descansa sobre la tumba
de quien fuera en vida
una mujer ladrona de suspiros,
ladrona que robo mi alma
y la llevo consigo
al reino de los idos.

Se marchitan las rosas
y mueren,
no sin antes, ofrecernos
su belleza y fragancia
propia de tal vida efímera.
Se marchitan las personas
y mueren,
y ella me ofreció todo
antes de convertirse en rosa.

2 comentarios:

Diosaoasis dijo...

Senti tristeza al leerlo pero un romanticismo infinito encerrado me encantó pasar por tu casita. Abrazos.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

La vida misma es tan efímera como aquella rosa.

Bello poema!

Publicar un comentario